Callos y running, ¿tengo que ir al podólogo?

por Carlos

Los callos, tarde o temprano, aparecen en la vida de cualquier deportista que practique el running. Puede ser en forma de callo sin dolor (y que pueden no molestar durante años), como clavos que te causen molestias constantes e incluso como patologías graves que requieran de cirugía.

Vamos a hablar de ellos, de tratarlos en casa y de solucionarlos de forma definitiva.

Para aquellos que practicamos running, los callos son habituales y el podólogo es el profesional que más nos puede ayudar. No olvides que un runner puede impactar sus pies contra el suelo más de 15000 veces en una salida y, en consecuencia, estos sufren muchísimo, sobre todo en las épocas de más calor.

Sin embargo, muchos runners intentan evitar visitar al podólogo y tratar los callos o clavos en casa. ¡Y en muchos casos es posible hacerlo! Pero, ¿es recomendable? Vamos a ver cuándo.

¿Qué es un callo y por qué se producen?

Los callos o callosidades son algo muy simple: se trata de piel que se endurece y engrosa en tus pies como respuesta a una fricción o sobrecarga excesiva en esa zona. Por eso es tan habitual verlos en las zonas exteriores de los dedos o en la zona plantar de los pies runners.

Los callos se producen casi siempre por 3 factores:

  1. Calzado inadecuado: si utilizas unas zapatillas o unos calcetines que no se adaptan bien a tu pie, los callos aparecerán tarde o temprano.
  2. Problemas de pisada: aquellos runners con una mecánica inapropiada desarrollarán callosidades (como por ejemplo los pronadores, en la parte exterior de los pies).
  3. Características biomecánicas o morfológicas: si tienes pies planos o alguna zona del pie que sale demasiado hacia el exterior, ahí es probable que aparezcan callos sobre todo si subes el volumen de entrenamiento o cambias de zapatillas.

Queda claro, por lo tanto, que los callos son algo natural como la vida misma. Si aplicamos más presión o fricción, el cuerpo responde al estrés para defenderse y proteger el pie (igual que hace con las ampollas si no utilizas los calcetines adecuados).

Tu organismo no sabe ni qué es el running ni si tienes una carrera el domingo.

Prevención de callos causados por correr

Callos y runners

Para prevenir callos en los corredores no existe nada más eficaz que un estudio biomecánico.

Sé que no son baratos y que la mayoría de deportistas nunca se harán uno, y es comprensible que si no entrenas demasiado o tu bolsillo no te lo permite no lo veas justificado.

Sin embargo te diré una cosa: tus pies van a agradecértelo de por vida. Tienes dos y te tienen que durar toda la vida.

El profesional que te realice la prueba biomecánica te podrá recomendar unas zapatillas adecuadas para tu pisada, o la opción de usar plantillas para evitar los callos y otros problemas como la temida fascitis plantar.

A la hora de prevenir los callos en runners, también es importante el mantenimiento que puedes hacer tú mismo en casa.

Para ello necesitas utilizar una piedra pómez tras ablandar un poco tus pies con agua caliente y sal. La piedra pómez eliminará la piel muerta y, aunque te parezca contraproducente porque quitas protección al pie, eso conseguirá que «respire» y no genere callosidades.

Por último, es importante utilizar siempre una piedra pómez natural, da mejor resultado que una piedra normal o industrial; y es más saludable.

Más vendido Nº1
Piedra Pómez Vulcan - Pack de 2 unidades (Colores: Terracotta - Gris) - Elimina durezas y callosidades de pies y manos
  • Elimina fácilmente las durezas y callosidades de pies y manos
  • Formas redondeadas y suaves que se adaptan perfectamente a las curvas de la piel

Clavos: los callos que duelen

Los clavos plantares son callos; sin embargo, tienen una particularidad, y es que cuentan con una parte central dura (normalmente gris) que crece hacia el interior del pie y hace presión contra zonas nerviosas… o incluso huesos y nervios. Por eso son tan dolorosos e impiden correr durante semanas.

Si bien es cierto que con los callos normales se puede seguir entrenando, con un clavo no es aconsejable seguir corriendo; deberías parar. El dolor te hará modificar la pisada (aunque intentes evitarlo) y terminarás por lesionarte en otras zonas. Las sobrecargas musculares aparecerán aunque estires o te des masajes tú mismo, y quizás termines con una periostitis tibial o condromalacia rotuliana de la que tardarás meses en curarte.

La zona más habitual en la que se forman los clavos es entre los dedos de los pies. Sin embargo, también pueden aparecer en la «bola del pie», sobre todo si has cambiado recientemente la técnica de carrera y pisas menos de talón, o si has pasado a unas zapatillas con menos drop (tipo minimalista). En ese caso la nueva presión tendrá una respuesta por parte de tu organismo.

Para quitar los clavos existen unos apósitos muy eficaces con ácido salicílico. Suena agresivo porque lo es, el ácido penetra en la piel muerta y la deshace, lo que reducirá el dolor, la presión del clavo y te permitirá correr antes. Son útiles para clavos pequeños; pero si son grandes, tendrás que ir al podólogo.

¿Se puede seguir corriendo con un callo?

Calcetines para correr trail runningSí, puedes seguir corriendo con un callo. No obstante, como decíamos hace un momento, con los clavos no es aconsejable hacerlo cuando te provoque dolor puesto que, de forma inconsciente, vas a modificar tu pisada y te lesionarás. En estos casos lo más aconsejable es pasar a entrenar sin impacto (con una bici de spinning).

¿Haces trail running o sales a correr por caminos con piedras? Los callos y clavos aparecen con mayor facilidad en esta disciplina por el aumento de fricción en el pie. ¡Vigílalos!

Si tienes un clavo y te lo estás tratando en el podólogo, la recuperación variará en función de cuánto te lo tengan que vaciar. Puedes empezar a correr muy suave cuando tengas poca molestia; sin embargo, lo ideal es parar hasta estar completamente recuperado y entonces reanudar los entrenamientos.

En caso de que tengas una carrera importante y quieras correrla con el callo, la recomendación universal es ponerse un Compeed para callos. Todo el que practica atletismo tiene una caja siempre a mano, pues nunca puede faltar en tu maleta para las carreras, o en el botiquín de tu casa.

Más vendido Nº1
COMPEED Callos Protección - Medianos, 10 Apósitos Hidrocoloides - Pack de 2 (total 20), Tratamiento de pies para la eliminación Natural del Callo, Tamaño del apósito 1,7 x 6,0 centímetros
  • ALIVIA EL DOLOR AL INSTANTE: acolchado reforzado para aliviar la presión y evitar roces dolorosos
  • AYUDA A ABLANDAR Y ELIMINAR LOS CALLOS DE FORMA RÁPIDA Y NATURAL: la tecnología hidrocoloide es un gel activo con partículas que absorben el exceso de fluido.

El podólogo, la mejor solución para los callos (y cuanto antes vayas, mejor)

Por unas cosas u otras, al final los podólogos reciben nuestra visita cuando el problema ya está agravado. Algunas veces incluso puede requerir cirugía.

Los profesionales siempre dicen que, en general, a todos nos cuesta mucho llevar un buen mantenimiento y tratamiento de los pies, los tenemos olvidados.

Si el motivo por el que no visitas a tu podólogo es por miedo a que te haga daño, te lo puedes quitar de la cabeza. Por norma general son profesionales muy cuidadosos y a mí me han llegado a vaciar clavos muy grandes casi sin notarlo. Y recuerda que hay miles de podólogos, si no estás contento con el tuyo, ¡cambia a otro y listo!

Como siempre decimos: utiliza el sentido común.

  1. Si tienes un callo mínimo o acaba de aparecer trátalo con la piedra pómez natural, agua caliente y sal.
  2. Deja de correr hasta que mejore. Si no puedes (o no quieres) parar utiliza Compeed Callos, es la única forma de que no empeore y te deje correr.
  3. En el caso de que el callo se agrave o se convierta en clavo entonces no te demores, hazle una visita al podólogo lo antes posible.

Por último, te recomiendo que le preguntes a tu podólogo por la mejor forma de cuidar tus pies. Él sabrá valorar tus necesidades en función de la forma, la carga de entrenamiento y el descanso. Por ejemplo, no es lo mismo una persona que trabaja con botas de seguridad y cuyos pies respiran poco, que un freelance trabajando en su casa casi siempre descalzo. Cada situación es única y el tratamiento o la prevención deben adaptarse en consecuencia.

close

Destroza tus marcas con nuestros mejores artículos.

Recibirás como máximo 2 correos al mes. Cero publicidad. Puedes darte de baja cuando quieras.

Otros artículos que te pueden interesar...

Deja un comentario